No eres tú, soy yo


Una interesante reflexión de Jota Rubio sobre las incongruencias en la imagen corporativa de Movistar que vale al pena leer.

Hace un tiempo Movistar lanzó la campaña ‘Conectados podemos más’. Esta comenzó con el comercial Un lunes cualquiera, valgan verdades, se trata de una pieza magistral que incluía, entre Vallejo y Vargas Llosa, a combis que te dejan cruzar, calles desbloqueadas y la tremenda imagen del Perú que todos soñamos.

La segunda pieza, Conectados podemos más, va en la misma línea. La voz de Pelo Madueño nos mueve a estar orgullosos de nuestra peruanidad y a apoyarnos unos a otros. Técnicamente, Young & Rubicam se esmeró. Son piezas publicitarias muy bien logradas que apelan a la emotividad del consumidor.

Sin embargo, si bien se trata de piezas tan premiadas, visitadas en YouTube y comentadísimas en círculos y blogs de publicidad, ¿por qué los usuarios se encargan de despotricar contra Telefónica a través de las redes sociales –Twitter, Facebook y YouTube–?  ¿Por qué los mismos trabajadores hacen notas y cuelgan videos que buscan traer abajo esta nueva imagen corporativa? ¿Cuál es el problema?

A un nivel macro, Daniel Scheinsohn, especialista en comunicación corporativa, explica que el concepto de imagen corporativa se fundamenta en todo los contactos que tiene la organización con el consumidor. Seamos claros, Telefónica, más precisamente Movistar y Speedy, brinda un servicio desastroso: ya sea que te dejen colgado en el servicio al cliente, mensajes de cobranza a las tres de la mañana o una banda ancha bastante angosta.

Ahora bien, por un lado te prometo la hermosa experiencia de ser peruano y te pido que te unas a los demás a través de mi servicio telefónico; por otro, te dejó esperando cuando tienes un problema, abuso de mis trabajadores, te cobro sumas escandalosas, en fin, una experiencia de consumo terrible. Movistar se convierte en el don Juan, el choque y fuga, el jugadorazo.

El fenómeno PECSI


BBDO Argentina ha ganado el Sol de Platino del FIAP 2010 con la campaña “Pecsi”. Ya se había creado toda una controversia en España con esto de no saber pronunciar bien p-e-p-s-i. Se generó toda una discusión sobre quién dijo “pesi” primero ¿Messi o el Niño Torres?

En Argentina la confusión se presenta entre Pepsi y “Pecsi”. Pero esto es algo que los argentinos han sentido desde siempre, por la web encontramos blogers que tenían historias de colegio en las que la confusión con el nombre de la marca ya se vivía desde antaño. Tenemos entonces un insigth con raíces muy profundas, y es justamente esa la clave del éxito de la campaña. Matemática pura.

La campaña es divertida, fresca y , según comentarios de argentinos en la web y redes sociales, todo un logro para la marca, ya que nunca antes había logrado enganchar con su público (y eso que están desde 1961). Nunca antes se había visto tanta aceptación con el cambio de nombre de una marca. La intensión no era cambiarle el nombre a la marca, pero en la práctica es lo que se ha hecho, y de una manera tan sutil que no solo no la afecta, sino que la beneficia. Tomen nota.

Despojarse de prejuicios siempre tendrá buenos resultados, dependiendo obviamente de las formas, y la forma humorística es una de las más efectivas. Esta campaña se ríe de sí misma e  incurre en errores sintácticos deliberadamente, lo que me parece un recurso buenísimo que estoy seguro en el Perú funcionaría. Es chusca, y sus personajes son chuscos. Pero no hablemos más, y pasemos a los spots.

Ah, por cierto, como era de esperarse es este siglo, la campaña tiene todo un despliegue por medios interactivos que vale la pena ver en: http://www.bbdoargentina.com/digital/pecsi.html

Coca Cola al Mundial Sudáfrica 2010


La pasión por el Mundial de fútbol se vive desde mucho antes de que empiece. Las marcas más reconocidas tienen la tarea de incrementar la tensión, y Coca Cola, que no se queda atrás en nada, invierte en producciones millonarias como la que en el altavoz les presentamos. Dirigido por Edouard Salier, Director de Paranoid US, en Estados Unidos, y realizada en Francia por Digital District. Una pieza que corre en los medios estadounidenses generando expectativas por un deporte que no es el más popular, pero que últimamente la globalización y las migraciones latinas han ido volviéndolo más atractivo.

Frio Amor


“Muñeco de nieve”  es una publicidad creada por la agencia Grey Argentina, con la colaboración artistica de Vanina Braconi para Magistral, un producto detergente para lavar platos. El spot nos cuenta la historia de amor de una pareja de muñecos de nieve con un triste, pero creativo final.

COPY: “Ahora puedes lavar con agua fria”

Segun:dos


“Segundos” es una Campaña Contra la Violencia Verbal que se ralizó a finales del año pasado en Argentina .  Les recomiendo visitar la web de esta iniciativa http://www.escuchate.org.ar donde también podrán encontrar dos videos muy creativos.

Agencia: Ogilvy Argentina
Anunciante: Consejo Publicitario Argentino
Marca: Campaña El Maltrato Verbal es Violencia
Producto: http://www.escuchate.org.ar
Director General Creativo: Gastón Bigio
Director Creativo: Joaquín Cubría / Ignacio Ferioli
Redactor: Alejandro Garone
Head of Art: Jonathan Gurvit
Director Arte: Rodrigo Isaia
Director de Cuenta: Luis Vizioli
Categoría: Bien publico.

Que pase La Súper


No hay mejor manera de reforzar una buena y contundente campaña de imagen que con un producto a la medida de tus consumidores (le da coherencia; aprende Movistar). La Súper de Pepsi llega para ser compartida en familia, lo que significa que la estrategia no estaba dirigida solo para un público juvenil, sino que apunta a uno más general y eso es bueno porque Pepsi nunca fue de un solo segmento y su nueva campaña parecía estar dejando un poco de lado esa idea.

Sobre la nueva presentación de Pepsi debo mencionar dos pequeñas observaciones:

Primero, que nos parece una muy buena mezcla de elegancia y diversión, es la etiqueta con la que te gustaría pasear por la calle y que te vean los demás, al mismo tiempo es una etiqueta que no desentona en la mesa de una parrillada en familia, se ve que detrás hubo un buen trabajo.

Y segundo, que hemos notado que la tendencia va por el lado de las formas cada vez más simples y redondeadas. Tomando como ejemplo la etiqueta de San Luis pareciera que uno de los patrones a tomar en cuenta, últimamente, es el de hacer que el logotipo sea más fácil de procesar por el ojo humano, lo que se traduce en una mejor recordación e identificación. Para decirlo de otro modo, se le puede reconocer de lejos. Este es un tema muy interesante que la misma evolución de los logotipos lo dirá.