Introspección: fútbol peruano


Hace unos meses un buen amigo abrió La Doce, un alquiler de canchas de grass sintético en Piura. Lo único que yo sabía del tema es que era un negocio muy rentable, ya se habían creado un par de locales parecidos que tenían éxito en la ciudad. En Chiclayo me comentaron que habían más de 20 negocios iguales, en Lima deben haber más. Evidentemente es una buena inversión. Y como aquí hablamos de publicidad, queremos hacer un ejercicio por comprender lo que pasa en la mente del consumidor de estas canchas.

El Perú es un país futbolero, la gran mayoría quiso en determinado momento y edad ser futbolista, nuestros ídolos y prototipos a seguir en cuestiones de look son futbolistas. En la infancia los padres alientan a sus hijos a jugar al fútbol, los padres de ellos también los incentivaron a ser futbolistas, y los medios nos venden fútbol todos los días y en todas las formas.

Basados en la teoría de la Psicóloga Carmen González, conductora del programa de RPP, “De frente y sin máscaras”, los traumas de la infancia pueden determinar la conducta en la vida adulta.  A gran escala y a todo nivel, el Perú arrastra un trauma de infancia, somos un país frustrado por un pasado que nos hizo ver la gloria y hoy tenemos que convivir con esa idea, de niños quisimos ser futbolistas para ser los que cambiemos la historia, pero no todos han podido y terminamos dedicándonos a otra cosa.

Las canchas de grass sintético son una suerte de terapia para los peruanos. Es algo que los dueños de estos negocios deben tener en cuenta como eje de sus acciones. Cada vez que un peruano común y corriente entra a la cancha se siente un profesional, cada vez que hace un gol siente que debe gritárselo a alguien. Es incoscientemente cumplir un sueño. Además el fútbol es una pasión para muchos, mejor motivo no puede haber para darse cuenta de que lo emocional es lo que debe primar en este negocio. Me parece excelente la iniciativa de prestar camisetas, balones oficiales, poner gradas y todo lo que lo haga parecer más profesional. Después de tener en cuenta todo esto, los dueños deben ver a los clientes con otros ojos, comprender en ellos el deseo de vivir la experiencia de sentirse un profesional, porque el negocio no es alquilar canchas, el negocio es cumplirle el sueño al futbolista que todos los peruanos llevamos dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s