El spot de Marsh


Este spot todavía no se difunde en la tele, solo en cines por ahora. Me llamó la atención porque terminan dándole una valoración negativa al broker de Marsh, la gente quiere rapidez, pero también responsabilidad, y pintar al broker como un mal conductor, o que los vehículos de Marsh no tienen buenos frenos me parece todo un desacierto.

La clave que utilizan es la exageración, evidentemente, pero la clave de la exageración debe tender al humor porque sino la interpretación se vuelve literal. Algo parecido le pasó al spot de El Bocón, que por darle un tratamiento a las imágenes que se condecía mucho con la realidad (la cámara inestable, la cara de tristeza del niño) la gente se indignó y hasta lo acusaron de maltrato infantil. La gente sentía pena por el niño, pero era un actor. Un buen amigo me dijo que si ese spot lo hubieran hecho con dibujos animados nada de eso hubiera pasado.

Y es verdad, cuando se utiliza la clave de la exageración el producto deben ser risas, sorpresa, no pena o preocupación. Pero como sucede siempre, es la gente quien dará su veredicto. En publicidad nada está escrito sobre piedra. Veremos las opiniones cuando se lance por la tele.

Anuncios