El spot de Marsh


Este spot todavía no se difunde en la tele, solo en cines por ahora. Me llamó la atención porque terminan dándole una valoración negativa al broker de Marsh, la gente quiere rapidez, pero también responsabilidad, y pintar al broker como un mal conductor, o que los vehículos de Marsh no tienen buenos frenos me parece todo un desacierto.

La clave que utilizan es la exageración, evidentemente, pero la clave de la exageración debe tender al humor porque sino la interpretación se vuelve literal. Algo parecido le pasó al spot de El Bocón, que por darle un tratamiento a las imágenes que se condecía mucho con la realidad (la cámara inestable, la cara de tristeza del niño) la gente se indignó y hasta lo acusaron de maltrato infantil. La gente sentía pena por el niño, pero era un actor. Un buen amigo me dijo que si ese spot lo hubieran hecho con dibujos animados nada de eso hubiera pasado.

Y es verdad, cuando se utiliza la clave de la exageración el producto deben ser risas, sorpresa, no pena o preocupación. Pero como sucede siempre, es la gente quien dará su veredicto. En publicidad nada está escrito sobre piedra. Veremos las opiniones cuando se lance por la tele.

Anuncios

El Bocón y su nuevo spot


Muy divertido el spot de relanzamiento del diario deportivo El Bocón. Presentan a uno de sus periodistas, Juan Martinez, en una faceta paternal donde no escatima en darle una ácida y dura opinión a su hijo sobre su gol. Es prácticamente un chiste cruel pero engancha perfecto con la imagen del “periodista del Bocón” que quieren proyectar (sin pelos en la lengua). Una vez más las formas creativas se traducen en contar un chiste para hacernos reír. A los peruanos que somos tan sentimentales la risa siempre resultará una buena fórmula para llegar a los consumidores.

La canción del spot de Inca Kola


“Con creatividad todo es posible”. Con esta frase termina este spot publicitario de Inca Kola que, vale decir, es bueno a pesar detodo. Con esto abre otro camino al sentido que tendrán sus comerciales, y es que no podemos negar que en el consumidor peruano ha logrado posicionarse primera en su top of heart, por eso lo que se espera de Inca Kola son spots que apelen a la peruanidad. Inca Kola es la número uno, y los motivos están de más mencionarlos, solo para resumir el logro de esta lovemark diré que en Latinoamérica es la única a la que Coca Cola no pudo ganarle. Con eso basta y sobra.

Pero hay que decir que fue un desacierto elegir esta canción de Gianmarco. No quiere decir que está completamente mal que la hayan elegido, solo que hubiera sido mejor elegir un tema de otro cantante cuya imagen no estuviera tan vinculada a otra marca. Gianmarco es Claro, todo el mundo lo identifica así. Me pasó y les pasó a muchas personas que cuando vieron o escucharon el spot pensaron que se trataba de un spot de Claro. Ahí se generó una confusión que se pudo evitar.

¿Por qué esa canción?

El motivo que parece más evidente es que Gianmarco es el toque de peruanidad que se le quiere dar a esta historia de amor con final feliz. Es una canción bien peruana. A pesar de que la voz es de Erick Elera (el protagonista del spot) no deja de relacionarse con la voz de Gianmarco. Bueno, por ahora veamos qué es lo que nos brinda Inca Kola, sobre todo luego del cachetadón que recibió de Isaac Kola. Sobre eso solo puedo decir que es una estrategia buena y atrevida. Si no puedes ser el primero, trata de ser el mejor segundo, a eso debe apuntar Isaac Kola, porque en el Perú se premia la valentía, como cuando el chato del salón se pelea con el más grande y terminan dándole una paliza, pero se va respetado por todos por no acobardarse. Pero como con creatividad todo es posible, lo más probables es que esto no se vuelva a repetir, si es que se han dado cuenta de su error, claro.